Cazador de
Noticias
Lunes - 05 de Octubre de 2009 10:03
Cómo evitar el quirófano en la enfermedad coronaria
Para el cardiólogo nacido en Mar del Plata Juan Carlos Kaski, que desde hace 21 años trabaja e investiga en Inglaterra, existe una receta clínica infalible contra la enfermedad de las arterias coronarias sin tener que pasar por el quirófano. Eso sí, para que sus tres ingredientes -cambio del estilo de vida, control de los factores de riesgo y uso de fármacos- den resultado, hay que cumplir las indicaciones médicas y el médico debe controlar que así sea.

“Hay muchas cosas nuevas en estudio, como el uso de las células madre para regenerar el tejido cardíaco, pero lo más novedoso es algo no tan nuevo: que el tratamiento médico de la enfermedad coronaria con los cambios de hábito es tan efectivo que, bien implementado, es tan bueno como la angioplastia”, dijo Kaski antes de su presentación en un simposio previo al 35° Congreso Argentino de Cardiología para celebrar el 40° Aniversario de la Carrera de Especialización en Cardiología de la Universidad del Salvador (USAL).

A 35 años de haber egresado con medalla de oro de la Facultad de Medicina de la USAL, dialogó junto con uno de sus ex profesores, el doctor Ricardo Esper, director de la carrera y ex presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología y de la Fundación Interamericana del Corazón.

“A veces pienso por qué invertimos tanto dinero para encontrar tratamientos cuando en realidad podríamos prevenir la enfermedad cardíaca. Quizás estemos buscando respuestas muy complejas, mientras que si pudiéramos controlar lo que sabemos que debemos controlar tendríamos una incidencia de la enfermedad coronaria y de los problemas agudos mucho menor que la actual”, añadió Kaski, que actualmente dirige el Departamento de Ciencias Cardiovasculares y el Centro de Biología Cardiovascular del Hospital St. George´s de Londres.

Además de investigar sobre arritmias, aneurismas o causas del infarto, su departamento se ocupa de la prevención. La población, opinó, tendría que ser “un poco más optimista” en cuanto al tratamiento médico de la enfermedad coronaria y saber que un diagnóstico no necesariamente significa que necesitará una cirugía. “El tratamiento médico y la modificación del estilo de vida son muy, muy importantes”, dijo.

COMO EN EL MUNDO

Aquí y en el resto del planeta, seguir el tratamiento y cambiar los hábitos es un problema. En general, acordaron Kaski y Esper, los pacientes que pasan por el quirófano luego cumplen rigurosamente las indicaciones médicas. No así cuando aún se lo puede evitar.

“Estar en una unidad coronaria es un shock para cualquiera y eso modifica la actitud, pero es difícil mantener un estilo de vida saludable cuando la presión de la industria alimentaria es tan grande que es casi imposible obviar el mensaje que está martillando permanentemente en la cabeza de la gente”, insistió Kaski.

En su laboratorio, donde trabajan 80 científicos, estudian el papel de la inflamación en el origen y el avance de la aterosclerosis, y en la agresividad que desarrollarán las placas que se acumulan en las arterias. Y están identificando en qué pacientes ciertas enfermedades aumentan la agresividad de los linfocitos T -células que forman el sistema inmune- contra las paredes vasculares.

Pero lo cierto es que los marcadores para saber cómo avanzará la enfermedad coronaria ya existen: el colesterol elevado, la presión alta, la función renal disminuida, la diabetes y la obesidad son signos de alarma de problemas en el mediano o en el largo plazo. “Salvo un grupo muy, muy reducido de pacientes, la experiencia demuestra que la enfermedad coronaria puede prevenirse”, dijo.

Y para Esper eso es “tan sencillo” que “se podría simplificar la consulta médica en dos preguntas: ¿fuma? y ¿hace ejercicio?; dos exámenes: la presión arterial y el tamaño de la cintura, y dos análisis de laboratorio: el colesterol y la glucosa en sangre. Con eso basta para predecir con seguridad el riesgo cardiovascular del paciente”.

Pero ¿alcanza una consulta para reunir todos esos datos? Para Esper, cada paciente “necesita un tratamiento a medida, y 10-15 minutos es poco tiempo”. Según Kaski, eso es lo mismo que los médicos de familia les preguntan a los cardiólogos en Inglaterra. “En 10 minutos -dijo- se puede conocer toda esa información y, básicamente, salvo excepciones, no hace falta demasiado más.”

Fuente: La Nación
Efemérides - 05 de Octubre
Día Mundial de James Bond
Día de Santa Faustina y San Froilán
Día del Camino
Día Mundial de los Docentes
Día Nacional de Homenaje a las Víctimas del Terrorismo en Argentina
Día Nacional del Ave
1784Fundación del Partido de Morón
1872Domingo Faustino Sarmiento funda la Escuela Naval
1914Nace el escritor Juan Jacobo Bajarlía
1926Creación de la Base Naval Mar del Plata
1941Nace el ex vicepresidente, ex gobernador y ex presidente, Eduardo Alberto Duhalde
1945Fundación de la Asociación Marplatense de Atletismo
1952Nace el músico, David Lebón
1962Los Beatles lanzan “Love Me Do”
1962Se estrenó en Londres “Agente 007 contra el Dr. No”
1966Fundación de la Escuela Pier Marie
1975Fundación del Centro de Residentes Chaqueños
1975Nace la actriz, Kate Winslet
1979Nace la locutora, Maria Luz Dubedout
1982Se desarrolla en Capital Federal la “Marcha por la vida”, convocada por organizaciones de Derechos Humanos en reclamo por los desaparecidos
1991Linus Torvalds anuncia el sistema operativo Linux
2001Muere Emilie Schindler, esposa de Oskar Schindler, inspirador del film "La lista de Schindler"
2011Muere Steve Jobs, el creador de Apple
2015Muere la actriz y dramaturga, Ana Diosdado
2017El diario The New York Times publica una investigación sobre el comportamiento de acoso sexual del productor de Hollywood, Harvey Weinstein
2021Inés Arrondo es la primera presidenta mujer del ENARD
Videoteca